Bien, esto ocurre en las partidas que narro. Mucho.

Y es que, a mis jugadores habituales de rol, si no les llevo de la manita delante del “malo final”, los pobres se me pierden…

Anuncios