Lo que más me jode de la crisis es que, aunque tu trabajo apeste, tengas el futuro más peludo que el ojete de un tauren y cobres menos que un operador telefónico sudamericano; no te puedes quejar.

Y si no, mirad unos ejemplos basados en hechos reales que me ocurrieron durante estas fiestas.

Puta vida, oyes…

Anuncios