Así es como comenzó ayer mi pequeña aventura en la cocina de mi casa: teníamos dos huevos en la nevera y no sabíamos que hacer con ellos.

Recordé entonces una receta que vi hace poco en esta página (estupenda donde las haya) y me dispuse a hacer una estupendas magdalenas de chocolate.

El resultado de cocinarlas, es este:

Habían 5, pero el asesinato ocurrió en la sala de estar y el arma del crimen fue un vaso de leche.

Y el resultado de comérselas, algo así:


¡Se me cuiden!

Anuncios